5 Tips para no fallar en la elección del anillo de compromiso

solitario ouribe
5 Tips para no fallar en la elección del anillo de compromiso

El anillo de compromiso es tan importante para una mujer como casarse de blanco. Todo un simbolismo.
Incluso en estos tiempos, NO HAY MUJER EN LA TIERRA, que no espere un anillo para sellar ese anhelado evento

Hoy la tendencia mundial y que también se ha impuesto en Chile es el solitario de brillantes.

En este artículo me referiré brevemente a los tips básicos que deben seguir y que te ayudarán a escoger el anillo adecuado.
1- Tener claro el presupuesto.
2- Este es el anillo más importante que “debes” regalar, por lo tanto tiene que ser un diseño que no canse y con piedras preciosas que no aburran. En este sentido los brillantes y zafiros cumplen la función.
3- El metal aconsejado es el Platino. El oro blanco también es recomendable, aunque necesita de una mantención anual, ya que se le realiza un baño de platino para darle un acabado más brillante a la pieza.
El oro amarillo es menos usado para este tipo de anillo, pero si le gusta a la futura prometida, es una opción.
4- Hay una infinidad de modelos de anillos de compromiso para escoger y dentro de ellos y de todas sus variables, en Chile generalmente se regala un clásico anillo medio cintillo de brillantes o zafiros o un anillo solitario de brillantes.
5- Dependiendo del presupuesto ( que varía a medida que el cliente se interioriza más en el tema) están todas las alternativas en portes y calidades de brillantes. Por lo tanto, el tamaño o cantidad de brillantes o ambos son directamente proporcionales al presupuesto del novio.

 

Si necesitas ayuda no dudes en contactarnos. El Equipo de Urzúa Joyería está capacitado para responder todas tus preguntas sin ningún compromiso.

 

Blog, todo lo que quieres saber de joyería y relojes
Mira todos los artículos aquí

23 · 2 · 2017

Gala de viña del Mar 2017

23 · 2 · 2017

Alfombra Roja de la Gala de Viña del Mar 2017

23 · 1 · 2017

Relojes suizos Hanowa.

¿Necesita ayuda?

Venga a vernos